Todo salió a pedir de boda. La conexión con Clara y Toni fue maravillosa desde el primer momento. Tradición y modernidad por partes iguales. La Ermita del Sants de la Pedra nos brindó un enclave único en la Albufera de Valencia para celebrar tan bonito enlace.

¡Un día para recordar!