Lugares mágicos donde hay parejas que encajan como un guante.

Clara y Rafa en Casa Santonja.