Ni princesas Disney ni príncipes de cuento. Icíar y Guille nos enseñaron cómo se monta una verdadera boda, una fiesta del amor llena de amigos y rebosante de diversión. Un entorno único como son los paisajes mediterráneos de Moraira y Teulada para llenar de luz y color cada momento y convertirlo en irrepetible.