Estoy completamente enamorado de Paula y Héctor desde la preboda que hicimos en 2020 en su rinconcito favorito junto al mar.

La pandemia nos obligó a posponer todo, a aguantar un poquito más, pero la espera ha merecido la pena.

Y es que... vaya fiestón!