La Ermita del Sants de la Pedra enclavada en plena Albufera de Valencia se vistió de blanco para recibir a Pilar y Javi. Rodeados de amigos y familiares comenzaron su gran aventura por todo lo alto.